EL PES DE LES BALANCES

SERGI SIRVENT piano sol “El Pes de les Balances”

In:

Sergi Sirvent, piano sol

Aquest jove músic i compositor, es reintepreta a ell mateix a través de composicions pròpies així com també d´improvisacions lliures.

Buscant la seva veu interior a través del piano, Sirvent ens brindarà amb una música molt personal que navega entre registres clàssics i contemporanis.

Una música diferent que ens transportarà als espais més recòndits del piano, transcendint els límits entre composició i improvisació.

UN PIANISTA DE JAZZ DE TRAYECTORIA POCO CONVENCIONAL

En busca del equilibrio

Sergi Sirvent presenta en el Jamboree su debut en solitario, ‘El pes de les balances’

El músico de Terrassa remata una amplia carrera discográfica

Martes, 5 de octubre del 2010

ROGER ROCA / Barcelona

En el 2003, cuando The New York Times dedicó por primera vez un amplio artículo a la escena del jazz de Barcelona, junto a los nombres de los músicos consagrados aparecía el de un desconocido pianista de 24 años, Sergi Sirvent, que estaba a punto de publicar su primer disco con el trío Unexpected. Hoy ya ha firmado 10, algunos a su nombre y otros en proyectos compartidos. Su carrera discográfica es la más abultada de una generación en la que despuntaron Llibert Fortuny y Raynald Colom. También es la menos convencional y la más difícil de categorizar. «Decir que eres músico de jazz es un absurdo. Es como decir que eres cocinero, pero solo de huevos fritos», asegura.

Eso mismo lo suscriben de palabra muchos músicos, pero en el caso de Sirvent los hechos son tozudos. Su mundo va del de los estándares, como cuando con 27 años formó trío con la que había sido la sección rítmica de Tete Montoliu -«la vez que me sentí más jazzman en toda mi vida»-, a una música propia en la que se diluyen, más que mezclarse, sonidos, ideas e imágenes. «Para mí, jazz no significa un tipo de música. Significa música con personalidad».

Su trayectoria resulta desconcertante y un punto esotérica. Se toma tan en serio sus grupos estables como los encuentros con un amigo «que tiene la suerte de no ser músico, y toca como le apetece». Pero el pianista de Terrassa prefiere la satisfacción que le da sentirse libre a lograr una buena caligrafía. «El estilo es como una prisión. Por eso los músicos están todos un poco locos. Se dan cuenta de que les falta libertad, pero no saben cómo conseguirla. Pero si tienes ganas de decidir por ti mismo, ya eres un poco más libre».

En los últimos meses han visto la luz proyectos suyos como el primer álbum del trío de jazz Karion, llamado K, la segunda entrega del cuarteto Hat, Local hat, que anda tan cerca de Frank Zappa como del Miles Davis más ácido, y su primer disco en solitario, El pes de les balances, que presenta hoy en el Jamboree a las nueve y a las once de las noche.

«Como nunca me he sentido pianista, sino músico, quería ver hasta dónde llego con el piano». El disco es en realidad doble: uno con composiciones propias y otro con música completamente improvisada. «De pequeño, antes de aprender jazz, hacía exactamente eso, improvisaba. Ha sido como recuperar la inocencia», cuenta Sirvent.

Las balanzas del título son su forma de referirse a varias de sus inquietudes artísticas y personales. Por un lado, a la dualidad entre lo escrito de antemano y lo inventado en el momento. «Al final me he dado cuenta de que son la misma cosa», dice satisfecho. Son también su manera de enfrentarse a través de la música a la pérdida de su padre, nacido bajo el signo de Libra, y al peso que su ausencia dejó en el resto de la familia cuando Sirvent tenía 11 años. «De pequeño estudié violín porque descubrieron que tenía oído absoluto, y es una habilidad muy útil para tocar ese instrumento. Pero lo que me dio equilibrio fue el piano».

by creactivitat